expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

14 ene 2022

Felicidad Vs Tristeza

Hay conceptos que tratan de sentimientos que están al alcance de todos y deseamos o evitamos, según sus significados. Siempre deseamos estar cargados de alegría, felicidad o ilusión, mientras que evitamos con todas nuestras fuerzas las penas, tristezas o sufrimientos, como si las primeras fueran siempre posibles sin las últimas.
La vida, ese camino por el que transitamos, está repleta de situaciones, momentos y acontecimientos que nos llevan de uno a otro lado de estos sentimientos. Es cierto que a algunos se le vuelve este transitar más agradable y placentero, mientas para otros se torna más cargado de sinrazones y escollos.
La forma con que los enfrentemos también es determinante y nos ayuda a afrontar las situaciones con un talante y un talento más positivos o negativos según nuestras circunstancias, situaciones y el momento en que ocurran. Tenemos nuestras épocas más felices y alegres y nuestros momentos más cargados de problemas y tristezas.
Aunque las generalizaciones son odiosas y terminan en la mayoría de las ocasiones en simplificaciones, es cierto que nos gusta dar por hecho todo lo que tiene visos de credibilidad. Desde el año 2005 se viene hablando el tercer lunes de enero del Blue Monday o Lunes Triste, también conocido como el Día más triste del año y del que tratamos en la publicación El día más triste, como si la tristeza se pudiera reducir a ese día concreto y la ilusión o la felicidad se desarrollaran en otros momentos.
Te propongo combatir la tristeza oficial del Blue Monday o Lunes Triste o cualquier otro día en que nos invada con un alegato a la felicidad con dosis de ilusión, relatos y música. Si te gusta... ¡Comparte, comenta, sugiere!


El diccionario de la R.A.E. define la felicidad como «un estado de grata satisfacción espiritual y física» y como tal nos acerca a una primera característica, el hecho de formar parte de nuestro estado de ánimo y ser, por tanto, subjetivo, sin especificar de qué pueda depender.

Naguib Mahfuz nació y murió en El Cairo donde desarrolló la práctica totalidad de su vida entre su labor como periodista, escritor y funcionario en la administración de su país, donde llegó a ocupar los cargos de director del Departamento Técnico del Instituto de Artes y presidente del Instituto Nacional de Cine.
Su reconocimiento internacional proviene de su obra literaria, formada por una treintena de obras entre novelas y relatos que han sido llevados a la televisión, al teatro o al cine. Tras recibir los más altos premios y honores en su país recibió el Premio Nobel de Literatura en 1988, siendo el primero de los escritores en lengua árabe en recibirlo.
Tras iniciarse a finales de los años '30 con relatos ambientados en el Antiguo Egipto, su fama creció con la publicación de su Trilogía de El Cairo formada por Entre dos palacios, Palacio del deseo y La Azucarera, libros publicados entre 1956 y 1957. El callejón de los milagros, Hijos de nuestro barrio o El ladrón y los perros son algunas de sus novelas más conocidas.
Nos acompaña en esta publicación El hombre feliz, un relato cuyo inicio puede servirnos como elemento de felicidad frente a situaciones que nos sumergen en la tristeza.
En La taberna del gato negro, Mahfuz recopila una serie de relatos entre los que destacamos al que nos acompaña en esta publicación, El hombre feliz, cuyo 


Si la definición del diccionario de nuestra Academia de la Lengua no indaga sobre sus causas, podemos fijarnos en tres posturas sobre la felicidad y cómo alcanzarla que surgieron de la mano de la naciente filosofía en la Grecia clásica. 
Por un lado, los partidarios del cinismo pensaban que todos tenemos dentro de nosotros los elementos necesarios para ser felices y tener autonomía, pero para alcanzarla debemos seguir una vida sencilla y cercana a la naturaleza. 
En cambio, los estoicos defendían que la auténtica felicidad se consigue sólo cuando se prescinde de las riquezas materiales en favor de una vida basada en la razón y la virtud. 
Por otra parte, Aristóteles se acerca más a nuestra visión actual al proclamar que la felicidad consiste en la autorrealización y el logro de las metas y objetivos propuestos, lo que nos lleva a un estado de plenitud y armonía en nuestra vida. 

Henri Matisse. Le bonheur de vivre (La alegría de vivir), 1906
Sean cuales sean el origen o la causa de la felicidad, la música también nos acerca a ella. Escuchar esas obras que nos gustan, e incluso descubrir alguna nueva nos carga de energía positiva y felicidad. Hay compositores y obras que nos acercan a ese estado anímico en grados sublimes en ocasiones. Rossini, Mozart o algunas óperas bufas tienen ese poder de transmitirnos optimismo y felicidad.
Dentro de esos personajes, pocos como el entrañable Papageno de La flauta mágica de Mozart, ese pajarero simple y popular cuya máxima aspiración en la vida es encontrar a su pareja, una linda Papagena que alegre su vida y la llene, cosas de la época, de multitud de pequeños Papagenos. Cuando la encuentra, no hay persona más feliz en la tierra, tanto que comienza a tartamudear al descubrir a su media naranja.
No nos cansamos de escuchar -y ya ha aparecido en varias ocasiones en el blog- este dúo final entre ambos en esta versión cargada de felicidad sin límites que invita al optimismo en cualquier momento que se oiga.


Autor comprometido socialmente, Mahfuz fue atacado en el cuello con arma blanca, ya octogenario, en 1994 por extremistas islámicos que consideraban que su obra atacaba la religión musulmana, resultando afectado en la vista, el oído y paralizado del brazo derecho, lo que le impidió seguir escribiendo durante un tiempo. Dos años más tarde, grupos islámicos consideraron su herética por lo que lo condenaron a muerte y hubo de recluirse en su casa, aunque participando esporádicamente en actividades y reuniones literarias. El escritor cairota falleció nonagenario tras una caída mientras se desplazaba por la ciudad.

En Jammarat al-qitt al-aswad (La taberna del gato negro), Mahfuz recopila una serie de relatos entre los que destacamos al que nos acompaña en esta publicación, El hombre feliz, cuyo junto a casi una veintena que configuran la imagen de su país con personajes que luchan contra los fantasmas del pasado y las injusticias que el destino les brinda, moviéndose entre lo fabuloso y lo real, cargado -como toda la gran literatura- de símbolos universales, deseos y sentimientos cargados de humanidad.
No podemos abandonar a nuestro hombre feliz en el comienzo de su particular jornada, por lo que lo acompañamos, con las sabias palabras de Mahfuz a la redacción de su periódico.

Paul Gauguin. Arearea (felicidad) o El perro rojo. 1892

La música de Mozart, igual de que la de Bach, Rossini o el propio Beethoven podemos considerarla una terapia para la felicidad, el optimismo o los sentimientos más nobles y universales.
Una de sus obras más conocidas es la Serenata nº 13 para cuerdas en sol mayor, popularmente conocida como Pequeña serenata nocturna, una obra optimista como otras muchas suyas y que compuso mientras estaba creando su ópera Don Giovanni.
Pero en esta ocasión no es esta obra la que nos acompaña, sino una obra inspirada en ella compuesta por un tocayo suyo, el alemán Wolfgang Schröeder nacido en 1943, y titulada de forma similar. Frente al Eine Kleine Nachtmusik (esa Pequeña serenata nocturna), nos acercamos a Eine kleine Lachmusik (Pequeña serenata para reír), una pieza que parodia la del compositor y la transforma y enriquece, llena de complicidad y buen humor y cargada de referencias a una veintena de melodías conocidas por muchos aficionados a la música. ¿Cuántas de ellas eres capaz de reconocer?

La interpretación corre a cargo de la Chamber Orchestra Kremlin dirigida por Misha Rachlevsky durante la celebración del April Fools concert celebrado en la sala Gnessinsky on Povarskov en abril de 2011, en la que la partitura original para cuarteto de cuerda fue adaptada para esta agrupación de cámara.


Inmersos en reflexiones sobre la felicidad, contemplamos algunas consideraciones sobre este concepto, sabiendo que es un estado de ánimo subjetivo que cada uno de nosotros alcanza y experimenta de manera diferente, que podemos llegar a convertirla en una situación duradera, aún siendo conscientes de que puede finalizar, además de conocer que su origen puede estar condicionado por diferentes situaciones o acontecimientos en función del significado que cada uno de nosotros les otorgue.
Aún así, como la vida misma, la felicidad no es una meta, sino que, acercándonos a ella cada día, en cada momento o situación, se nos presenta como un camino a recorrer.

Leer a Naguib Mahfuz nos lleva a saborear su exquisita prosa, sentirnos inmersos en sus historias y, hasta cierto punto, fundirnos y sentirnos como los propios personajes de sus historias. En El hombre feliz nos sentimos inusitadamente felices, experimentando las sensaciones que invaden al protagonista, inmersos en un estado desbordante, casi sin el temor de perderla.
No podemos dejar sin concluir esta singular historia, acompañando, en su final, a nuestro protagonista en su indagación sobre la felicidad que lo invade, en esta ocasión consultando a quien pueda darle alguna explicación en un carrusel de visitas a los especialistas en medicina.
Que la felicidad nos acompañe y podamos derrotar a la tristeza que nos ronde. Feliz lectura.



Si te gusta... ¡Comparte, comenta, sugiere!

Bibliografía y webgrafía consultadas:

7 ene 2022

Guía Anual Letras Prestadas 2021

Cuando parecía que después de 2020 llegaría un año tranquilo, sano y con un regreso a las rutinas habituales, el año 2021 volvió a colocarnos en una situación extraordinaria y delicada. Afortunadamente, siempre es importante mirar hacia adelante, imaginar el futuro y poner todo nuestro afán y esfuerzo en alcanzar nuestros propósitos y metas.
Mas hacer recapitulación del camino recorrido es una actividad enriquecedora y sana que comienza alejándonos del ritmo de vida habitual, de ese ruido que nos envuelve y nos permite buscar en la tranquilidad y el sosiego algunas respuestas y reflexiones.
En este blog, como su lema indica, hemos intentado siempre compaginar textos que tienen un mensaje actual para nosotros con una música que ha de cumplir el requisito de ser vocal, enmarcada en lo que denominamos música clásica: ópera, música coral, cantatas o canciones. 
En ocasiones una idea, una sensación, una descripción, una celebración o un sentimiento fueron el germen del que surgió cada una de las publicaciones en las que se unieron estos elementos artísticos y culturales. En unas ocasiones con mayor acierto, en otras con menor tino, pero siempre con la misma voluntad y con la certeza de que las obras grandes y eternas lo son porque siempre tienen algo que aportarnos en nuestra vida, sean de la época que sean.
En esta publicación te muestro una selección de algunas de las entradas del blog del año pasado, sabiendo que no están todas las que son y que por el mero hecho de serlo es una recopilación subjetiva. Te propongo ver esta guía poco a poco, sin prisas, deteniéndote en las publicaciones que te llamen la atención y volviendo a ellas en otra ocasión en que tengas el tiempo y la tranquilidad para disfrutarlas.
Si te quedaste sin leer algunas publicaciones, te incorporaste recientemente al blog o, simplemente, te apetece volver a recorrerlas de nuevo, aquí dispones de algunas de ellas. Sólo tienes que pinchar en el enlace en verde con el título de la publicación.
Gracias por tu interés en estar ahí y en seguir el blog y, como siempre, todos los comentarios e interacciones son bienvenidos. Feliz y provechoso año cargado de buenos propósitos.

En esta Guía Anual Letras Prestadas 2021 hacemos memoria de las entradas que se publicaron en el blog a lo largo del año pasado. ¿Las recuerdas? ¿Te quedó alguna sin conocer? ¿Cuál te aportó más? Si te gusta... ¡Comparte, comenta, sugiere!


TOP 3: Las más leídas

El primero de los apartados recoge las publicaciones que más éxito tuvieron entre los lectores del blog, aquellas que, estadísticamente, recibieron más visitas de todos vosotros.

La tercera publicación con más visitas del año 2021 giraba en torno a la figura de Luis XIV. En El baile del Rey Sol nos acercamos al apelativo que se le puso gracias a su afición por la danza, una afición que supo aprovechar para sus intereses y los de su país. Nos acompañaron textos de Alex Ross Laia Falcón y la música de su compositor predilecto, Lully.

La segunda entrada del blog que recibió más visitas, seguro que a la hora del café tenía como ingrediente principal la Kaffeekantate de Bach, una obra deliciosa y desenfadada con una puesta en escena amable y entrañable dedicada a una bebida tan consumida. ¿Te apetece un café? Invita Bach contaba con la dirección de Ton Koopman y un texto de La pequeña crónica de Ana Magdalena Bach de Esther Meynell. Una publicación para paladear sorbo a sorbo.

En Pájaros barrocos , la publicación más visitada de 2021 se proponía un paseo por aves y pájaros del barroco en su representación literaria y musical con obras, entre otros, de grandes músicos como  Händel Vivaldi y escritores de nuestro Siglo de Oro como Lope de Vega y Quevedo.


Aniversarios y celebraciones

En el año 2021 nos acercamos a celebrar los aniversarios de algunos escritores y músicos, dejando memoria de sus obras, su vida y la influencia que dejaron entre nosotros. 

En septiembre recordamos la figura de Dante Alighieri al cumplirse nada menos que setecientos años de su fallecimiento. Centenario dantesco nos acercó a la figura y la obra de un escritor que, después de siete siglos sigue teniendo vigencia y seguidores que se inspiran en sus obras para crear nuevos escritos y composiciones.

El veintisiete de enero se cumplieron 120 años de la muerte de Verdi, una ocasión que nos dio pie a realizar una publicación donde alternamos textos sobre sus últimos momentos de vida con algunas de sus obras más emblemáticas. Nos acompañaron textos de Alex Ross y Ángeles Caso y un documento histórico, una grabación cinematográfica en el que se recogía su funeral en Milán.

También recordamos el bicentenario del más maldito de los poetas malditos, un escritor que nos anticipó a uno de los conceptos en los que nos encontramos inmersos, la modernidad, con ideas como el paso del tiempo en una suerte de vorágine que nos envuelve y devora, el tedio o la búsqueda de los paraísos artificiales. La cima y las simas de Baudelaire cuenta con textos del propio poeta, de Walter Benjamin y Gautier y músicas de Debussy, Minazzoli, Fauré y John Corigliano.
Fue a finales de febrero (o comienzos de marzo) cuando se cumplieron los doscientos diez años del nacimiento de uno de los grandes pianistas del romanticismo, una ocasión que nos sirvió para publicar El corazón de Chopin, un homenaje al compositor e intérprete con textos de Mauricio Wiesenthal y Olga Tokarzuk con un relato sobre cómo llevaron su corazón hasta su Polonia natal.

Fue en abril de 1971, hace sólo medio siglo cuando fallecía uno de los compositores que más revolucionó la música del siglo XX. En 50 años de la muerte de Stravinsky: La Consagración nos centramos en la génesis de su obra más conocida, La consagración de la primavera, en sus ensayos, su tormentoso y acalorado estreno y traemos una versión en vídeo que recrea los decorados y la coreografía original de Nijinsky, además de una película de la BBC sobre esos momentos  históricos para la música.

Otro de los escritores que acercamos al blog en su aniversario durante el año 2021 fue Fiódor Dostoyevsky al cumplirse el bicentenario de su nacimiento. En Eterno y humano Dostoyevski nos acercamos a su vida, influencia e importancia con textos de Mauricio Wiesenthal, algunas de sus obras y músicas inspiradas en ellas de Janácek y Prokofiev.

El 18 de mayo se cumplieron los 110 años del fallecimiento de Gustav Mahler, uno de los compositores y directores con más influencia en el cambio del siglo XIX al XX. En El universo de Mahler recordamos su vida, su matrimonio con Alma, algunas de sus composiciones y su faceta como director con textos del inolvidable Pérez de Arteaga y obras del propio autor.

¿Qué nos aporta un compositor de hace tres siglos? En julio recordamos el 280º aniversario del fallecimiento de Antonio Vivaldi, el autor de una de las músicas más conocidas de toda la historia, Las cuatro estaciones. En Un concierto barroco con Vivaldi recordamos su figura en un cruce a tres bandas: con el libro Concierto barroco de Alejo Carpentier, el propio compositor y el emperador mexicano Moctezuma, protagonista de una de sus óperas.

El último de los aniversarios que trajimos al blog se centró en la figura de uno de los más grandes pianistas de todos los tiempos. En Liszt, la primera gran estrella de la música, nos acercamos a su figura con un texto escrito en forma de relato autobiográfico sobre el compositor de Xavier Güell y algunas músicas para piano basadas en óperas.


En contacto con la naturaleza

En un tiempo en que vivimos separados y alejados de la naturaleza como si nuestra vida no dependiera de ella, dedicamos una serie de publicaciones a acercarnos al entorno que nos rodea, bien admirándola desde la ventana, bien observándola y sintiendo sus cambios o bien volviendo a caer en la cuenta de que somos parte de ella.

Comenzamos el año acercándonos a esos sentimientos que podemos encontrar en Una tarde de invierno con dos autores franceses, la mujer posiblemente más influyente en la música del siglo XX, Nadia Boulanger y el escritor Georges Perec.

En  ocasiones, menos de las deseadas, admiramos los paisajes que la naturaleza nos ofrece. Intentamos apreciarlos y captar su esencia, aunque en ocasiones no lo consigamos. En Más que paisajes nos acercamos a unos paisajes literarios y musicales que intentan, y lo consiguen, superar la realidad en que se encuentran inmersos gracias a las obras de Margarita Yourcenar, Wislawa Szymborska, Pucchini y Rautavaara.

También nos acercamos a la naturaleza fijando nuestra mirada a esas nubes que pasan, efímeras y cambiantes, sobre nuestros cielos para mantener nuestra capacidad de asombro con su contemplación. En ¡Mira esa nube! contamos con obras de Mozart, Händel, Altolaguirre, Pere Calders y Szymborska.

Acogimos la llegada del segundo equinoccio del año centrándonos en las sensaciones que nos evoca la estación que comenzaba. En ¡Bienvenido, otoño! contamos con obras de Machado, Benedetti, Thoreau y música de Schubert, Mahler y Pfitzner.

En Un punto azul, pálido y lejano nos aventuramos más allá de la naturaleza, al viaje más lejano emprendido por la humanidad con la sonda espacial Voyager, una reflexión de Carl Sagan y músicas de Ligeti y Ostrzyga.

Textos de Kafka, Ivo Andric y Eduardo Wilde y músicas de Debussy, Verdi y Rossini nos acercaron a la lluvia y esos sentimientos que nos invaden cuando entra en nuestras vidas en la publicación Nunca llueve a gusto de todos.

Ópera y música sobre todo

Algunas publicaciones fueron protagonizadas por obras musicales de diversa índole, desde una ópera compuesta en este siglo, a una nueva publicación de la sección Ópera en Zapatillas y un paseo por las últimas obras de un gran compositor.

Si la ópera nos parece un arte estrictamente del pasado, La tempestad, una ópera (según Shakespeare) del siglo XXI nos acercó a la fuerza clásica de una obra de Shakespeare junto con una concepción escénica y una música del siglo XXI con la ópera The tempest del compositor inglés Thomas Adès en la que pudimos escuchar la estratosférica voz de la soprano Audrey Luna.

Una ópera más añadimos a la sección Ópera en Zapatillas en la que nos acercamos periódicamente a las grandes obras del repertorio. En esta ocasión fue #OperaEnZapatilla: Madama Butterfly de Puccini con textos de una publicación de la Universidad de Granada la que nos acercó al mundo oriental a través de la correspondencia epistolar entre el compositor y sus colaboradores y pudimos escuchar algunos de los momentos memorables de esta ópera.

En Pecados de vejez, según Rossini recordamos cómo Rossini se retiró de la composición con menos de cuarenta años y algunas obras que compuso para sus amigos y conocidos publicadas con ese título y enmarcadas en un relato poco conocido de Alejandro Dumas que recoge una visita que tuvieron ambos.

MISCELÁNEA: De todo un poco

El último de los apartados de esta Guía Anual Letras Prestadas 2021 es como esos anaqueles en que guardamos objetos de todo tipo, como esos cajones en que vamos apilando objetos para cuando los necesitemos. Se trata de una de esas clasificaciones en que ponemos de todo un poco, en una mezcolanza anárquica a la vez que sugerente y enriquecedora.

En Mujeres e identidad nos acercamos a las reflexiones de varias mujeres que unieron a su condición femenina el hecho de tener que cargar con otros impedimentos con los que hubieron de luchar para conseguir su identidad. Nos acompañaron la fuerza descomunal y rebelde de la escritura de Maryse Condé, la intuición juvenil de Ana Frank y la música de la compositora checa Vitezslava Kaprálová.

Dos publicaciones nos acercaron a la actualidad desde el Imperio Romano. En la primera, El amor en tiempos de Roma: Ovidio y Catulo nos acercamos a los cambios en las costumbres amorosas con textos del Ars Amandi de Ovidio y la música de los Catuli Carmina de Carl Orff, basada en los poemas de Catulo.

En Elegía desde el destierro: De Ovidio a Siberia seguimos el rastro de Ovidio hasta su destierro decretado por Augusto y relacionado, entre otras razones, por la publicación anterior con textos de su obra Tristia y música de una ópera sobre el destierro, Siberia de Giordano

El estrés no es producto exclusivo nuestro y de nuestro tiempo. En ¡No puedo con tanto estrés! nos acompañaron algunos creadores  como Rossini, Donizetti, Dostoyevsky y Balzac que se enfrentaron a situaciones de estrés en su trabajo y pudimos comprobar cómo y con qué éxito las afrontaron

Ese amor que vimos cómo evolucionaba en la antigüedad romana fue objeto de nuestra mirada en Amores barrocos, un recorrido por obras de Lope de Vega, Quevedo, Vivaldi y Händel que nos acercan a esa pasión tan cambiante como permanente.

Un año tan excepcionalmente olímpico como 2021 sirvió como excusa para profundizar en una de las ideas originales del movimiento olímpico. Deporte y cultura en los Juegos Olímpicos sirvió para conocer la idea original del Barón de Coubertin de unir ambos aspectos en las celebraciones olímpicas y que contaron con obras de Richard Strauss o Jan Sibelius.

Un poema de la Premio Nobel de Literatura Wislawa Szymborska, un cuento anónimo oriental y la música de Mozart nos acercan a esos Sueños que nos hacen crecer y que nos ayudan a anhelar algo de forma persistente y trazar límites que van más allá de lo estrictamente razonable para alcanzar nuestras metas.

En Balada desde la cárcel, por Oscar Wilde nos acercamos a la figura del escritor inglés y cómo cambiaron su vida y su obra tras su paso por la cárcel. Nos acompañaron sus palabras y músicas de Rzewsky y Grant Foster basados en textos de su periodo en prisión, además de obras de Verdi y Puccini.

Un recorrido por la revolución que provocó el invento de la imprenta en el uso de los libros, con sus características y detractores, leído con una mirada crítica con que podemos hablar de la revolución que ha provocado en nuestros días Internet. Los libros aparentan sabiduría, son confusos y dañinos. No dejes de leer contó con obras de Peter Burke, Gessner, Platón, Donizetti, Telemann y Les Luthiers.

La última publicación que recogemos en esta guía anual viene cargada de agradecimiento a Silvia, la inquieta y creativa autora del blog Emocionarte y del canal de podcasts Suspiros al Arte. En la entrevista que publicó en su canal se pueden conocer algunos de los entresijos de este blog y de quien lo escribe, en un enlace que recogimos en la publicación Suspiros al Arte, una forma de emocionarte. Afortunadamente para nosotros, después de unos meses inactivos, el blog Emocionarte ha vuelto a recoger nuevas publicaciones de Silvia.

Si te gusta... ¡Comparte, comenta, sugiere!

31 dic 2021

Propósitos y brindis por el Año Nuevo

El tiempo avanza inexorablemente, sigue su curso hacia adelante, implacable y riguroso por su condición. Días, semanas, meses e incluso años pasan y no siempre nos hacemos conscientes de ello. De nosotros depende cómo los acojamos, cómo hacer que cada día tenga su valor, que algunos acontecimientos que nos suceden tengan el sentido y que les otorguemos la importancia que queremos que alcancen.
Pero a ese tiempo lineal, que para cada uno de nosotros se inicia y concluye en unos momentos determinados independientemente del tiempo cronológico general, tiene unos momentos que nos acercan a la circularidad, a esos ciclos temporales que se repiten periódicamente cada año (año nuevo, Semana Santa, pausa del verano, Navidades), entren en nuestras ideas y convicciones, los celebremos o no. También hay ciclos que marcan una temporalidad mayor que la anual como algunos acontecimientos deportivos: olimpiadas, campeonatos continentales o mundiales.
Estas celebraciones o acontecimientos cíclicos rompen con la rutina que supone el avance del tiempo, llevándonos a momentos y situaciones que acogemos con mayor o menor interés.
Una de las celebraciones que tiene un ámbito más universal en su desarrollo, independientemente de los calendarios religiosos o civiles que marcan nuestros tiempos, es el Año Nuevo, un acontecimiento que se celebra en la mayoría de países de nuestro planeta, aunque escalonadamente, como corresponde al uso de los distintos husos horarios.
Te invito a una reflexión sobre los propósitos que nos creamos cada Año Nuevo y un brindis para celebrar su llegada. Nos acompañan obras de Chesterton y Rossini. Si te gusta... ¡Comparte, comenta, sugiere!


La primera noticia que tuve de Gilbert Keith Chesterton fue a través de un artículo en una revista titulado Chesterton el incansable en el que se trazaba un retrato del crítico, poeta, pensador y novelista inglés, acentuando su inagotable energía, su disposición hacia el debate y la defensa de sus posturas y su brillante e ingenioso estilo literario, además de realizar el paso del anglicanismo en el que nació y fue educado hacia el catolicismo. Su enorme capacidad para la charla y el debate quedó mostrada cuando en una ocasión estuvo hablando y debatiendo con su hermano durante más de treinta horas ininterrumpidas en las que unos sándwiches y unos momentos para acudir a ciertas necesidades corporales fueron las únicas alternativas a la conversación. 
Autor de una prolífica y variada obra literaria, Chesterton dominó como pocos escritores la ironía y la paradoja en sus narraciones, destacó con sus breves y precisas sentencias en una obra, como él, desmesuradamente abundante recogida en más de cien volúmenes en las que trató la mayoría de los géneros literarios. La poesía (El caballero salvaje), estudios literarios sobre diversos autores (Dickens, Bernard Shaw, Robert L. Stevenson, Francisco de Asís, Tomás de Aquino...), tratados de teología y filosofía, cientos de artículos periodísticos configuran su corpus literario. Con El hombre que fue jueves se adentró en la narración detectivesca que tantos éxitos le dio, especialmente con su personaje novelesco más destacado, el Padre Brown, un sacerdote-detective del que escribió alrededor de medio centenar de historias protagonizadas por este personaje de carácter descuidado, poco llamativo e inofensivo, pero que resolvía, gracias a su conocimiento de la naturaleza humana, los crímenes más inexplicables.


Pero lo que nos acerca a G. K. Chesterton es un artículo periodístico publicado para celebrar la llegada del año nuevo de 1904.
Recogido en Lunacy and Letters (Lectura y locura) en 1958, años después de la muerte del escritor, el libro recopila parte de sus artículos publicados en distintos periódicos entre 1901 y 1911. 
En el artículo en cuestión, titulado January one, Chesterton reflexiona sobre la importancia que posee esta celebración, utilizando el símil de una serpiente infinita que representaría ese tiempo, también interminable. «La verdadera razón del nacimiento de las épocas y estaciones -sigue reflexionando Chesterton- es cortar esa serpiente por la mitad y dejar que arrastrase su enorme cuerpo por encima de todas nuestras impresiones sin dejarnos la oportunidad de reflexionar y comprender con claridad el paso de una impresión a otra.»


Así, Chesterton justifica la existencia de momentos como el año nuevo y los propósitos que solemos realizar en este momento, intenciones que, independientemente de que vayamos a cumplir o no -ya sabemos qué suele ocurrir con ellas- tienen una finalidad concreta y razonable.
Nos acompaña un extracto de este artículo periodístico en el que, la última expresión podemos cambiarla por aquella que deseemos según nuestras ideas, creencias o convicciones.


Después de retirarse prematuramente de la composición, Gioacchino Rossini no pudo alejarse del arte al que había dedicado su vida y retomó la composición y la interpretación para sus amigos y conocidos en las veladas que organizaba los sábados por la tarde, sus conocidas Samedi soirs. En ellas, el compositor italiano desarrollaba su gracia, dotes interpretativas y canoras en pequeñas piezas compuestas para sus invitados de las que tratamos en Pecados de vejez, según Rossini, bien interpretadas por él mismo, bien por amigos e intérpretes reconocidos. 


Estas piezas variadas y dispersas, compuestas entre 1857 y 1868, se recogieron posteriormente con el título de Péchés de vieillesse (Pecados de vejez) en catorce volúmenes que abarcan hasta doscientas treinta y siete composiciones íntimas, divertidas, sentimentales o serias que se adaptan al capricho del compositor, a la llegada de intérpretes para ejecutarlas o a la inspiración del momento.
Una de ellas, publicada el 1 de enero de 1892 por el editor musical Guido Johannes Joerg, nos acompaña para recibir el año nuevo con la inspiración de Rossini.
Se trata del octeto para dos voces de soprano, contralto, tenor y barítono Toast pour le Nouvel Ann (Brindis por el Año Nuevo), que habitualmente se interpreta para coro con ese tipo de voces. Dentro de la catalogación de estos Péchés de vieillesse está incluido en el segundo de los volúmenes, el Álbum francés catalogado como Ottetino.


La interpretación corre a cargo de Azusa Pacific University Chamber Singers dirigidos por Michelle Jensen en su participación en el concurso Internationaler Kammerchor-Wettbwerg Marktoberdorf de 2017.

Con el deseo de que tengas un feliz, provechoso y enriquecedor año nuevo nos quedamos en compañía de la música de Rossini
 
Si te gusta... ¡Comparte, comenta, sugiere!


Bibliografía y webgrafía consultadas:
  • Chesterton, Gilbert Keith. Lectura y locura. Editorial Espuela de Plata. EAN 9788769656247.
  • Versión en inglés: Chesterton, G. K. Lunacy and Letters. Enlace a documento en pdf.