24 abr. 2015

Libros: Instantes de felicidad y confusión

Vivir sin leer no es vivir. Nuestra existencia no es completa si no hemos tenido la oportunidad de sumergirnos en un libro, de alcanzar a vivir otras vidas, de conocer otros lugares. Hay personajes y lugares a los que no hemos visto jamás y que para nosotros pueden llegar a ser más familiares e influir más en nuestras vidas, que aquellas personas con las que nos relacionamos a diario.
Para los amantes de los libros, tener claro el concepto de las bibliotecas como universos que a su vez contienen universos encerrados en libros viene claramente reflejado en este enlace en que Mr. Davidmore nos ofrece en su blog con su visión y su opinión sobre Las diez mejores bibliotecas del mundo.

En esta semana, alrededor de la cual se celebra el día del libro, y después de dedicar una entrada a los libros bajo el punto de vista de los niños en ¡Un libro! ¿Se lo contamos a los mayores?, y otra a las bibliotecas en Tres miradas a una biblioteca..., en esta ocasión la vamos a dedicar a las emociones que nos proporcionan los libros con una mirada sarcástica a la confusión. 

Encontrarnos con ese libro que durante tanto tiempo hemos esperado tener en nuestras manos, buscar en una librería tras haber visitado otras infructuosamente, recibir un libro empaquetado y demorar su apertura, prolongar innecesariamente el momento de comenzarlo saboreando ese fugaz instante... Todas estas emociones que preceden al momento mismo de introducirnos en el mundo que nos ofrece el libro, vienen en esta entrada de la mano de lbrasileña Clarice Lispector, que nos acerca a esas emociones en su cuento Felicidad clandestina.

La confusión en las letras nos viene de la mano de la genial agrupación Les Luthiers. Estos incansables argentinos, sarcásticos, irónicos y capaces de poner en entredicho todas nuestras percepciones y convicciones, nos acompañan con un vídeo que en su estilo inicial es serio, clásico y elegante y que se va desvirtuando y descomponiendo conforme avanza la actuación en La bella y graciosa moza marchose a lavar la ropa. Aunque la grabación es antigua y la imagen tiene una calidad a la que ya no estamos acostumbrados, su frescura y su genialidad superan el paso del tiempo. 


Si te gusta... ¡Comparte!

17 abr. 2015

Tres miradas a una biblioteca y una doble canción renacentista

"Siempre imaginé que el paraíso será algún tipo de biblioteca" (Borges). A los que nos gustan los libros, los que sean, siempre hemos tenido la ilusión de perdernos en una biblioteca, o quizá en una librería, y rastrear, seguir, indagar, dejarnos sorprender o evocar aquellos títulos, temas, autores, épocas o estilos que hemos querido, o no, leer. 
Después de dedicar una entrada a los libros bajo el punto de vista de los niños en ¡Un libro! ¿Se lo contamos a los mayores?, esta vez nos centraremos en las bibliotecas.
La primera mirada no se fija estrictamente en una biblioteca, sino el medieval Scriptorium al que Umberto Eco nos transporta en El nombre de la rosa.



La segunda mirada nos transporta a la imaginada biblioteca, semejante a un infinito universo, que el bibliófilo Jorge Luís Borges recrea en el cuento homónimo La biblioteca de Babel. 



La última mirada, mas reciente cronológicamente, nos lleva al lejano Japón del íntimo y personal, el habitual candidato al Nobel Haruki Murakami. Se trata de la Biblioteca conmemorativa Komura de su novela Kafka en la orilla.



Orlando di Lasso es uno de los más importantes compositores europeos de la última etapa renacentista. Utilizó el estilo polifónico característico de la música sacra de la época y la nueva música profana que se desarrolló en Alemania, Francia e Italia. Llegó a publicar más de dos mil composiciones, lo que nos revela su importancia, dada la reciente creación de la imprenta.
Nación en Mons, en la actual Bélgica. Durante su infancia se cuenta que llegaron a secuestrar en tres ocasiones, debido a la belleza de su voz. A los doce años entró al servicio del virrey de Sicilia. Permaneció en Italia una década trabajando en Milán, Nápoles y Roma. En 1556 fue contratado en Munich por Alberto V, duque de Baviera. Muerto el duque, continuó vinculado a su sucesor. 
Su obra profana incluye chansons francesas, lieder alemanes y madrigales italianos.
Matona mia cara es un madrigal con una letra vanal e intrascendente, con imágenes y comparaciones de tipo popular.

La primera versión, en la versión original para coro mixto a cuatro voces, está interpretada por la agrupación rumana Corul Regal.


La segunda, magnífica, expresiva y limpia está interpretada por el cuarteto The New York Polyphony. Además de ser un placer escucharles, la visión de la grabación nos transmite la complicidad y coordinación existente entre los cantantes y permite comprobar el tratamiento polifónico en las mismas respiraciones (a veces al unísono, otras no), las miradas y cómo coordinan los ataques a la melodía.



Si te gusta... ¡comparte!

10 abr. 2015

¡Un libro! ¿Se lo contamos a los mayores?

Qué sería de nosotros sin los libros. Uno de los elementos más significativos y decisivos en el progreso de la humanidad y las distintas civilizaciones se nos muestra como imprescindible, incluso en estos tiempos que marcan el fin de una forma de relacionarnos, conocer y vivir y otra distinta marcada por la interacción, la personalización y la inmediatez.
Los libros, tanto en su formato tradicional en papel, como en los que están tomando una nueva iniciativa, el formato digital, siguen ofreciéndonos reflexiones, información, saber, sentimientos y nos presentan el mapa de la vida y las vidas, la nuestra y la de los arquetipos que han dibujado y dibujarán lo que somos como civilización y humanidad. Siempre reconocemos entre nosotros a los quijotes, algún personaje de Shakespearequien presume de ser un Sherlock Holmes, la atormentada Ana Karenina, un Robinson Crusoe, unos enfermos imaginarios o a la mismísima Sherezade.
Abril se nos presenta como el mes de los libros de la misma manera que otros meses se encargan de hacernos otras referencias. Aunque este blog no está limitado ni marcado por el tiempo, vamos a dedicar varias entradas, aprovechando el mes de abril, a la emoción que nos producen los libros.
En esta primera entrada te presento un texto de Alison Lurie. Nacida en Chicago, imparte clases en la Universidad de Cornell. Sus primeras obras se ambientaban en el mundo universitario y suele presentar una crónica en clave humorística del creciente descontento que se produce entre la gente culta y educada en un entorno marcado por estrictas reglas de conducta. Su novela Asuntos exteriores fue galardonada con el premio Pulitzer.
El texto, sacado de su obra No se lo cuentes a los mayores, nos abre el camino para dedicar esta entrada a esa tribu especial de la que Lurie nos habla.















































Continuando con el mundo infantil, el grupo Sete lágrimas nos ofrece la limpia, desnuda, íntima y emocionada Mai faili é, una canción tradicional de Timor. Se trata de una canción que mezcla el portugués con la lengua local y que viene a reflejar la importancia que la cultura lusa tuvo en los intercambios culturales que se desarrollaron entre Europa y Asia.


Si te gusta... ¡Comparte!

3 abr. 2015

La Pasión según Bach - Jornada Última

Dentro de la tradición luterana, Bach da a la Pasión un tratamiento anticipatorio de la Resurrección que se celebra solemnemente en la gran Misa del Domingo de Pascua. Para él, el episodio de Jesús en la cruz es fuente de redención para toda la humanidad, por lo que en su Matthäuspassion no aparecen referencias a la Resurrección.
Para los luteranos, la salvación se produce, tras la valoración de las obras de toda la vida. Este es el espíritu que impera a lo largo de toda esta Pasión y el que querían reforzar las autoridades eclesiásticas de Leipzig, y Bach, como Maestro Cantor, era el instrumento adecuado para conseguirlo.

Esta Jornada Última termina con la coral que cierra la obra. Las dos orquestas inician un andante sosegado, solemne, con una melodía que presagia altísimos vuelos desarrollada como un diálogo entre las orquestas.

En la repetición entran los coros con ese impresionante "Wir setzen uns mit Tränen nieder" (Llorando nos postramos ante tu sepulcro).
En cuanto a la forma de la pieza final, recuerda mucho a la que abre la obra, cerrando el círculo de forma perfecta. Bach buscaba la perfección, y en esta obra, más aún. Con un lento acorde final terminan el número, el vídeo y la obra.

Para este final te presento tres versiones de las que nos han ido acompañando durante estas jornadas. Elige cuál de ellas deseas escuchar y... ¡adelante!
La primera es posiblemente la que representa más ese estilo luterano del que hablaba más arriba. Es la histórica interpretación de los Münchener Bach-Chor und Orchester, dirigidos en 1971 por Karl Richter



La segunda es la interpretación de The Amsterdam Baroque Orchestra & Choir bajo la dirección de Ton Koopman.


La última es la versión más de concierto, tal como lo entendemos en la actualidad, la del Collegium Vocale de Gante dirigida por Philipp Herreweghe.





Si has tenido paciencia para llegar al final, gracias. Gracias por tu paciencia y por tu voluntad. Seguro que ahora eres más rico/a, interesante y más sensible. Y si te sientes mejor por haberte acercado a esta apasionante obra... ¡Tú sales ganando!

Sin ánimo de hacerme repetitivo, si te has incorporado tarde o quieres hacer el recorrido completo por las Jornadas de esta Pasión según San Mateo puedes seguirlas aquí: 
Jornada Primera

Si te gusta... ¡Comparte!

2 abr. 2015

La Pasión según Bach - Jornada VI

Bach aplicó a su Matthäuspassion un tratamiento que le permitió dar una gran coherencia a su obra y al tiempo que le permitía un amplio margen en la utilización de la instrumentación, tanto en los recitativos en que desarrolla el texto de los capítulos 26 y 27 de San Mateo, como en los comentarios que éstos evocan en las arias y coros.
La consideraba una de sus obras más logradas y, en su correspondencia, se refiere a ella como “mi gran Pasión”, llegando a elaborar una versión caligráfica especial en la que llegó a mencionar incluso los nombres de cada uno de los músicos de Leipzig que habían de interpretarla.

En esta Jornada Sexta de La Pasión según San Mateo de Johann Sebastian Bach te presento el aria para bajo “Gebt mir meinen Jesum wieder!” (¡Devolvedme a mi Jesús!). Tras el arrepentimiento por la traición  de Judas, contrasta con las anteriores por su tiempo rápido y su ritmo bien marcado por la sección de la cuerda, con un fabuloso acompañamiento por parte del violín solista de Lorenzo Colitto, que contrasta su agudo sonido con la profunda voz del bajo Briger Radde, dirigidos por Bart Van Reyn y Le Concert d'Anvers



Si te gusta... ¡Comparte!


1 abr. 2015

La Pasión según Bach - Jornada V

El aria de contralto “Erbarme dich, mein Gott” (Ten piedad de mí, Dios mío) sucede a uno de los momentos más dramáticos de toda la obra, el de la negación por tres veces de Pedro. Nos encontramos ya en la segunda parte de esta Pasión según San Mateo de  Johann Sebastian Bach.

En esta Jornada Quinta, te propongo oír uno de los momentos culminantes de la Matthäuspassion y de la música religiosa, este aria para contralto. Se trata de un bellísimo y desolado lamento en el que, junto a la contralto, adquiere protagonismo el primer violín, que desarrolla una amplia melodía punteada por el resto de las cuerdas.
Te presento dos versiones. La primera con la contralto francesa Delphine Galou bajo la dirección de François-Xavier Roth.


La segunda versión está interpretada por el contratenor Damien Guillon, dirigido por Philippe Herreweghe.


Si te gusta... ¡Comparte!