7 abr. 2017

La Pasión según Bach

Hay autores que abren caminos, que crean obras que revolucionan el mundo en el que se encuentran, que son genios por la importancia de sus obras, el momento en que lo hacen y el legado que dejan tras ellos.
La principal característica de un genio se basa en dedicarse a su asunto, su tema, con una intensidad mayor que la usual en los demás, y Bach era un genio. Además, para él, el asunto al que se dedica era siempre más importante que su persona, y ese asunto, la música y su función divina entre las personas, era lo fundamental para él.
La figura y la personalidad de Johann Sebastian Bach nos llevan directamente a la música. Él era músico y la música no era el centro, sino la esencia, el contenido de su vida. 
El texto y la música que te propongo en esta entrada giran alrededor de Bach. Por un lado, unas líneas sobre él del libro La pequeña crónica de Ana Magdalena Bach y un recorrido en varias Jornadas sobre una de sus obras más emblemáticas.


Publicado de forma anónima, La pequeña crónica de Ana Magdalena Bach apareció como un relato narrado en primera persona por la segunda esposa del músico. Con el paso del tiempo, la musicóloga Esther Meynell reconoció ser la autora del texto. 
En él, Meynell, en boca de Ana Magdalena, realiza un retrato psicológico, humano y artístico del compositor alemán, narrado con toda la veneración y respeto, unido a una rigurosa exposición de hechos y sentimientos con que la viuda de Bach podría haberlo escrito por sí misma el relato.
De él selecciono uno de los textos que nos evocan la composición de La Pasión según san Mateo.



Pocos compositores han tenido una obra que haya hecho avanzar tanto la música y haya influido tanto en otros autores y en la evolución de la música posterior como Bach. Independientemente de las creencias de cada quien, su obra tiene una capacidad de trascender de lo material, lo individual y lo rutinario para llegar a elevar al ser humano a una condición espiritual.
En su Matthäuspassion (Pasión según san Mateoescribe una de las mayores composiciones musicales de toda la historia. Una obra cumbre que llega a penetrar en la sensibilidad de quien la oye, tan grande y excelente que no tiene rival en ninguna otra partitura.
Bach se encontró para poder llevarla adelante con dificultades de toda índole: En su composición, a la que no podía dedicar todo el tiempo que deseaba. En los cantantes de los coros, que tanta importancia llegaron a tener, y que fueron los niños de las corales de su iglesia. En las orquestas, que consiguió dividiendo la que tenía en dos agrupaciones. En los solistas, que eran alumnos aventajados del coro, entre los que no pudo contar con su esposa, ya que las mujeres no podían ser escuchadas en las iglesias. En el tiempo que dedicó a los ensayos, sólo después de las interpretaciones de las cantatas de cada domingo a lo largo de tres semanas. En poco más de veinte horas de ensayo, Bach montó una obra monumental con dos órganos, dos coros, dos orquestas, y los solistas. Algo impensable para todos aún hoy en día.





El estreno no fue un éxito y la obra quedó aparcada durante un tiempo, hasta que varios años más tarde, el propio autor volvió a retocarla e interpretarla con mayor éxito, cuando los oyentes de Leipzig estuvieron más preparados para poder apreciar tan monumental composición.
Dada la extensión de La Pasión según san Mateo que supone algo más de tres horas de duración, hace un tiempo presenté en este blog un recorrido para oírla en siete sesiones a las que llamé Jornadas. Éstas presentan un recorrido por algunos de los momentos más bellos y significativos de la obra, las interpretaciones de varios de los especialistas más reconocidos de la obra de Bach y unos comentarios a las características de la composición.
Aunque las publiqué en siete Jornadas para oírlas durante ese número de días, puedes plantearte cómo seguirlas en función de tus gustos, tiempo disponible o voluntad, siguiendo los enlaces.


Si te gusta... ¡Comparte, comenta, sugiere!

2 comentarios:

  1. Muy buen acercamiento a la pasión por la música de uno de los más grandes compositores del barroco. La Pasión según San Mateo es, para mi gusto, el mejor exponente de la música sacra de este genio de la música.
    Una brazo Miguel :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo, Javier. La Pasión según san Mateo es una de las obras maestras de la música de todos los tiempos, llena de innovaciones y hallazgos musicales que elevan el espíritu de quien la oye.
      Gracias por tu nuevo comentario.
      Un abrazo :-)

      Eliminar