expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

14 jul. 2018

La ópera, obra de arte total

La música tiene la capacidad de transmitir emociones y conmovernos. Utilizando los sonidos y sus cualidades (ritmo, timbre, altura o intensidad) la melodía, los matices y la armonía nos transportan a un mundo cargado de sensibilidades que nos acompañan continuamente. Qué sería de nosotros sin oír música en nuestra vida y sin tener la capacidad de evocación que la acompaña.
El teatro presenta situaciones y personajes en escena narrando historias que nos plantean cuestiones relacionadas con nuestra conducta y visión de la vida, desde los postulados más tradicionales a los que son más críticos con la conducta y condición humana. La función principal de la palabra se acompaña con los gestos y movimientos que realizan los actores, acompañados de una escenografía y decorados que ayudan a la interpretación de la historia que se quiere transmitir.



En esta ocasión te muestro un acercamiento al esfuerzo y colaboración que supone montar un espectáculo como una ópera, la cantidad de profesionales que participan y el esfuerzo de participación que realizan a partir de un documental sobre el Teatro Real de Madrid. Si te gusta... ¡Comparte, comenta, sugiere!
Unir distintas disciplinas desde la música a la poesía, del drama a las artes plásticas que aportan los decorados y el vestuario, conforman una de las más completas formas de arte como es la ópera. 



Se trata de una manifestación artística que, además de ser multidisciplinar, necesita de la aportación y colaboración de un elevado número de profesionales de distintas especialidades para llevarla a la escena: Desde los compositores y libretistas a los cantantes protagonistas y los componentes del coro; de los encargados de los decorados, maquilladores y preparadores de vestuario a los regidores y directores de escena; desde los encargados de sastrería y peluquería a los electricistas, carpinteros o personal de atrezzo; de los encargados de ensayar con cantantes, maestros repetidores, directores de coros al director musical. Una amplia variedad de profesionales que tienen un objetivo en común: la representación de una ópera.



En la mayor parte de los casos el resultado alcanza la excelencia por la profesionalidad de quienes participan y colaboran en la puesta en escena y, en determinadas ocasiones el esfuerzo culmina con la consecución de momentos en que participantes y público alcanzan un grado de compenetración sublimes. Recientemente, en la representación de Lucia de Lammermoor de Donizetti del siete de julio de 2018, en el Teatro Real de Madrid se llegó a realizar un bis en el sexteto del segundo acto. Se trataba del tercer bis que se lleva a cabo en este escenario, lo que lo convierte en un hecho histórico con el mérito añadido de que participaba prácticamente el elenco al completo con seis de sus protagonistas.


Para acercarnos a un mayor conocimiento de cómo se organizan, preparan y se llevan a cabo las representaciones de ópera y otros espectáculos como ballets, Radio Televisión Española emitió recientemente un documental titulado Teatro Real: Las mejores notas. Tras los primeros diez minutos que se dedican a hacer un recorrido histórico, social y cultural sobre el escenario madrileño, el documental se centra en mostrar a los espectadores cómo se preparan, qué personas y tipos de trabajo se llevan a cabo y cómo se organizan las funciones que se llevan a cabo. Un espacio escénico como el Teatro Real llega a mantener más de mil doscientos empleos directos para su funcionamiento. 
Asistir como espectador a una función de ópera se convierte en una experiencia fundamental e inolvidable.
Para verlo, clica en la leyenda que aparece como pie de foto.
Teatro Real: Las mejores notas

Si te gusta... ¡Comparte, comenta, sugiere!

No hay comentarios:

Publicar un comentario